Educación integral y basada en valores
En los Centros San Francisco de Asís ofrecemos una educación integral en todas las dimensiones de la persona.

Nuestra propuesta educativa se centra en generar en los alumnos una actitud comprometida, responsable y solidaria con el mundo de hoy. Las herramientas que utilizamos son el fomento en la sencillez y la austeridad, así como de una experiencia personal de aprendizaje en la que se puedan desarrollar las potencialidades propias de los alumnos.

Nuestra actividad se enfoca a través de una visión cristiana que incluye el diálogo con otras creencias y opciones. La finalidad: posibilitar una educación abierta para todas las familias.

Bajo estas premisas lo que queremos es contribuir a la construcción de una sociedad más solidaria, especialmente con quien sufre la pobreza, la injusticia y la explotación.

Metodología innovadora que inculca el sentimiento de pertenencia a una comunidad
Para desarrollar nuestro proyecto educativo promovemos una metodología activa e innovadora, capaz de potenciar las diferentes capacidades de nuestros alumnos. Así pues, la innovación, las nuevas tecnologías y el plurilingüismo forman parte de la base pedagógica de nuestros programas.

Asimismo, consideramos prioritario generar un fuerte sentimiento de pertenencia e identificación de la totalidad de la comunidad educativa, que es ancha y se diversifica en diferentes lugares de Mallorca y en Ciudad Real.

Esto se hace posible mediante la creación de un clima que favorece la convivencia en un entorno de amistad y de aceptación de la multiculturalidad y la diversidad social y religiosa.

Nuestro proyecto formenta:

El APRENDIZAJE COOPERATIVO, donde los alumnos sean capaces de actuar y trabajar en equipo.
La ATENCIÓN personalizada.
El RESPETO a la vida, a las personas y a la naturaleza.
La FRATERNIDAD entre todos los sectores de la comunidad educativa.
La SOLIDARIDAD como sensibilidad y compromiso con las personas que nos rodean.
El COMPROMISO con la justicia y el entorno social y cultural.
La IMPLICACIÓN de los alumnos en su propio proceso de aprendizaje.
La RESPONSABILIDAD de todos los miembros de la comunidad educativa en la profesionalidad del trabajo diario.
La LIBERTAD de expresión y de iniciativa.
La AUSTERIDAD frente al consumismo desmesurado.
El EVANGELIO de Jesús como horizonte y referencia vital.